La Relación entre los Padres y la Tecnología

control-parentalLa mayoría no sabe cómo limitar o controlar el acceso de sus hijos a los dispositivos y a los contenidos. Los padres actuales se enfrentan a un desafío que sus antepasados no tuvieron: la relación de sus hijos con la tecnología. Una encuesta realizada por el Instituto para la Seguridad Familiar Online (FOSI, por sus siglas en inglés), plantea que 78% de los padres encuestados considera que la tecnología tendrá un impacto positivo en la vida de sus hijos.

Pero a pesar de eso, la mayoría aún no sabe cómo limitar o controlar el acceso de los niños a los dispositivos y a los contenidos. El estudio plantea que el 87% de los padres establece reglas de uso, de diverso rigor, desde limitar la cantidad de horas semanales en las que los niños pueden utilizar objetos tecnológicos hasta el control sobre los sitios web a los que ingresan, aunque esto último se aplica en menor medida.

Tres de cada cuatro padres establecen como castigo el retiro del acceso a internet o al uso de la tecnología como penalización por mal comportamiento, por tener malas notas, o por algún otro tipo de mala actitud.

Por otra parte, se produjo una caída en la cantidad de padres que consideraron tener control sobre las actividades de sus hijos en la red, en comparación con consultas anteriores. A su vez, 55 % indicó que permitieron a sus hijos menores de 12 años crearse una cuenta en al menos una red social, algo que estas solo permitido a mayores de 13 por esas empresas.

De todas formas, se consideró optimista por el hecho de que cada vez más padres utilizan la tecnología junto a sus hijos, a los que pueden controlar de más cerca, mientras que estos les enseñan cómo usarla mejor.

Recomendaciones para padres

  • Controle por qué medio acceden sus hijos a la red social. Cada vez es más frecuente que los chicos accedan a las redes desde sus teléfonos móviles. Debemos informarnos en nuestra compañía telefónica de las restricciones que podemos imponer al móvil de nuestro hijo: planes que limitan las descargas, el acceso a Internet y el intercambio de mensajes de texto; planes que permiten utilizar estas funciones solamente durante ciertos horarios, etc.
  • Hable con sus hijos sobre las prácticas de intimidación. La intimidación y el acoso en Internet se puede presentar de diferentes maneras: rumores sobre alguna persona, difusión de mensajes sin el consentimiento del autor, amenazas escritas… Debemos advertir a nuestros hijos que las palabras que escriben y las imágenes que cuelgan en Internet pueden tener consecuencias: desde malestar a una víctima de intimidación, hasta desprestigio al autor de un mensaje privado. ¡Es imprescindible que nuestros hijos nos avisen si se sienten amenazados, incómodos o intimidados por alguna persona o por algo que ven en la Red! Los padres podemos ayudarlos a resolver ese peligro o a denunciarlo a las autoridades en caso de ser delictivo.
  • Controle las webs que frecuentan sus hijos para ver qué tipo de información están recibiendo. Esto es fácil de hacer consultando el historial de navegación. Instale el ordenador desde el que su hijo se conecta en alguna zona común de la casa: la cocina, el salón, etc. para poder controlar en qué redes sociales entra, identificando si éstas son adecuadas a su edad o no.
  • Dedique tiempo a navegar por Internet con ellos. Esto le permitirá inculcarles directamente unos comportamientos prudentes ante la Red.
  • Conozca las políticas de privacidad de las redes. Es importante que conozcamos los sistemas de privacidad de las redes en las que participa nuestro hijo. Si es necesario, debemos incluso leernos las políticas de privacidad o las preguntas frecuentes del sitio, para conocer si hay protocolos o recursos de seguridad.